fbpx

0 € a 8.000 €

Servicios y características

Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /var/www/vhost/ivoryescapes.com/home/html/wp-content/themes/wpestate/libs/help_functions.php on line 2525
Sus resultados de búsqueda

Carta a enfermo ingresado en un hospital de Madrid

Miluca Armengol by Miluca Armengol en 06/05/2020
Comments:0

Hola, me llamo Miluca. Hace unos días me llegó esta maravillosa propuesta para escribir una carta a un enfermo asilado en algún hospital y me pareció una iniciativa preciosa y algo útil para hacer estos días, en los que parece que el mundo se ha detenido y no sabemos muy bien hacia dónde tirar.

Te cuento brevemente sobre mí para que puedas imaginarme y así sentirme más cerca. Estoy casada y tengo cuatro hijos, todos adolescentes.

Vivo a mitad de camino entre los hospitales de La Princesa y San Francisco de Asís. No sé si tú estarás ingresado en uno de estos dos centros.

Tengo – junto con mi marido – una empresa inmobiliaria con estudio de decoración en la calle Conde de Peñalver, o sea, muy cerca de La Princesa. La verdad es que soy muy afortunada de vivir tan cerca del trabajo y en un barrio tan agradable.

Ahora sigo tele-trabajando desde casa, mientras mis hijos se conectan con la universidad el mayor y con el colegio los tres pequeños.

Está siendo una nueva etapa en nuestras vidas, muy diferente.  Jamás habíamos pasado tanto tiempo juntos y he de reconocer que lo agradezco mucho, pues lo que más echaba de menos en mi vida (hasta que nos recluimos el sábado 14 de marzo) era pasar más tiempo con mi marido y mis hijos.

Llevamos una vida muy acelerada entre trabajo, colegios, extraescolares, vida social, ocio … ¡hasta el ocio es a veces estresante! Y de repente, este parón. Un parón para todos, para los ricos y para los pobres; para los obreros y para los banqueros; para los mayores y para los jóvenes …

Es algo verdaderamente inaudito. Yo todavía no me creo lo que estamos viviendo. Durante el día no paro dentro de casa, pues tengo bastante actividad profesional a través del ordenador y el teléfono. Sin embargo,  por las noches – cuando me voy a la cama con un agotamiento extraño – me pongo a pensar lo que estamos viviendo, le doy vueltas en un intento de entenderlo … pero se me escapa.

Lo que espero es que después de todo esto quede algo bueno. Que haya un antes y un después. Que los hermanos se reconcilien, que los vecinos se saluden, que todos nos miremos a los ojos queriendo decir ‘tú me importas’, pensando que lo hemos conseguido, que hemos salido adelante y que el amor y la solidaridad pueden con todo.

Y los besos y los abrazos cobrarán otro valor. Ya no los regalaremos a cualquiera. Cuando hayamos superado este trance, regalaremos besos y abrazos como quien regala su mayor tesoro a aquella persona única, merecedora de toda nuestra entrega.

Si estás leyendo esta carta es que no estás en peligro, simplemente estás siendo atendido por unos grandes profesionales que quieren lo mejor para ti y que van a conseguir que en unos días o semanas estés en perfecto estado para volver a casa con los tuyos. Y entonces desearás que llegue el momento de poder regalar ese beso, ese abrazo a quien verdaderamente quieres.

¿Hay algo más valioso que el amor de nuestra familia y amigos? Ojalá pudiera visitarte y conocerte y más adelante darte un abrazo. Seguramente no llegaremos a conocernos nunca, pero si no es el mío, recibirás el abrazo de otras personas que te querrán de verdad y que se emocionarán al tenerte de vuelta y sobre todo por tenerte en sus vidas.

Cuídate, reza si eres creyente y ama la vida.

Yo ya rezo por ti.

Miluca Armengol

Share

Deje un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comparar